Definición y guía para hacer vino

Anuncios publicitarios

 ¿Qué es y cómo fabricarlo?

El vino es una bebida alcohólica cuya esencia radica en la fermentación del jugo y la concentración de las uvas sanas y maduras. Es una bebida que ha trascendido a través de los años, asimismo a través de la historia.

Como lo he mencionado, está hecho con base en las uvas, una fruta que cuenta con una gran cantidad de antioxidantes beneficiosos, así como también propiedades que contribuyen a la regulación del colesterol, entre otras utilidades que puede aprovechar nuestro organismo. Entre otros ingredientes que veremos a continuación.

vino

Anuncios publicitarios

¿Cómo se hace?. Ahora, encontrarás los pasos que se siguen para la elaboración de esta bebida que entre otras cosas, varía en su cantidad de sabores y colores.

  1. Las uvas deben ser limpiadas y posteriormente aplastadas en un contenedor que debe tener un orificio para extraer el líquido que está en su interior. Esto es lo que usaremos para hacerlo. Anteriormente, para esta labor, las personas se ponían de pie descalzas sobre las uvas y las pisaban. Con el paso del tiempo, se fueron implementando máquinas cuyos materiales fueron también cambiados y mejorados que lo que hacen es ejercer mucha más fuerza y presión, y lo hacen en menor tiempo.
  2. Para la fermentación se debe tener en cuenta que si se quiere vino tinto, deben estar presentes todas las partes sólidas de la uva, pues estas le dan una pigmentación para el color natural del vino, mientras que para el vino blanco esto no es necesario.
  3. Mientras esté en el proceso de fermentación, debe ser limpiado de bacterias que puedan afectar posteriormente la bebida para el cliente y la misma. Entre las propiedades de la uva, hay presencia de levadura natural cuya función radica en la transformación de la fructuosa en el alcohol etílico.
  4. Además de la levadura para eliminar la posibilidad de bacterias en el líquido, se agregan sales sulfurosas. La cantidad de la sal, debe ser proporcional a la cantidad de vino que va a hacerse. Se debe tener sumo cuidado con las medidas.
  5. Una vez haya terminado la fermentación del vino, se deben separar por completo los residuos sólidos de los líquidos, limpiaremos el vino. Esto nos conduce al proceso de la clarificación. Los clarificantes tienen como función limpiar y filtrar llevándose los residuos al fondo de los recipientes. Para no alterar ni modificar el aroma del vino, se usan clarificantes suaves. Este se deja en el interior con una duración de dos a tres días. Para este proceso, se debe tener en cuenta que las temperaturas bajas son necesarias para la estabilización eficaz del vino.
  6. Una vez haya terminado la clarificación, el vino entra a más filtradores de mucho más tamaño y finos que contribuyen a la eliminación total de cualquier sobrante.
  7. En el nuevo recipiente al que se ha llevado el vino, se le debe dar reposo para entrar en el proceso de maceración. Se lleva a un lugar cuya temperatura sea estable y fresca y se mantiene los mismos días que hayamos dejado el vino en el proceso de la fermentación.
  8. Si desea, puede agregar metabisulfito para eliminar la presencia de cualquier organismo indeseado.
  9. Es opcional pasar el vino por otro filtrado, sin embargo en este punto ya el está listo para embotellarse. Lo ideal para tapar el vino, es un corcho no aglomerado, es decir, natural para asegurar que se mantendrá una buena conservación.

Mira aquí la elaboración del vino:

 

Anuncios publicitarios