Cómo se hace el Arroz – Técnicas, Ejemplos y Paso a Paso

Anuncios publicitarios

¿Cómo se hace el Arroz?

El arroz es uno de los alimentos más universales del mundo, existe un sinfín de formas de hacer y servir el arroz, muchos países tienden a presentarlo de forma distinta, más su preparación básica nunca cambia. A continuación, se presenta como cocinar el arroz y diferentes ingredientes que podrán funcionar bien con el mismo.

Conoce todo de como se hace

En primer lugar, dependiendo del tipo de arroz su cocción puede variar así que, lo más conveniente es que cuando se monta en la estufa para cocción, estar pendiente del mismo, la forma más universal de medir el arroz al momento de prepararlo es utilizar una taza, la medida de esta le ayuda a verter las cantidades correctamente para evitar que el arroz se sobre cocine o quede crudo.

Anuncios publicitarios

En este espacio se explica la medida estándar para el arroz, para una cantidad aproximada de 4 personas, para esto se necesita una taza de café mediana.

Lo primero es verter en una olla mediana la cantidad de dos tazas de arroz, y por cada taza de arroz se deben verter dos tazas de agua, o caldo. Es decir, que para esta cantidad de dos tazas, se vierten 4 tazas de agua, o caldo. 

Seguidamente se deberá colocar sal al gusto y un chorro de aceite vegetal del mejor que se tenga a la mano. Luego, se pone al  fuego a rango lento o bajo por 20 minutos o más, el arroz progresivamente irá absorbiendo el agua hasta quedar en un punto blando y comestible. 

Al momento de cocinar el arroz, hay que estar pendiente de no dejarlo quemar en el fondo de la olla. Por ello, se deberá abrir un pequeño surco entre el mismo para notar si queda agua en el fondo o no, de esta manera se puede evitar que el arroz en el fondo de la olla se sobre cocine.

Cómo se hace el Arroz

En caso de que el arroz quede un poco duro, se debe tratar de no verter más agua, puesto que la sobre absorción del arroz puede generar que el mismo tenga una contextura chiclosa, pegajosa, y  desagradable para algunos comensales, en cambio es más recomendable dejar reposar el arroz siempre tapado, para que este se termine de cocinar con el vapor generado durante el tiempo de cocción.

Seguidamente se podrá preparar el acompañante, bien sea aparte o junto al arroz, cuando se trata de anexar proteína, como pollo o carne, lo mejor es prepararlo a parte a su gusto y luego servirlo junto al arroz, la mejor proteína para agregar en la misma olla son los embutidos, como chorizo, jamón o algunos tipos de queso, sin embargo, todo depende del gusto del cocinero, si se trata de vegetales se les puede agregar ya picados y listos a la olla donde se está cociendo el arroz.

Existen muchos ingredientes que se pueden agregar, entre los vegetales están zanahoria, pimentón, brócoli, cebolla, ajo porro, cebollín, ajo común, coliflor entre muchos otros vegetales verdes. Lo mejor de agregar los vegetales a la olla donde se produce el proceso de cocción del arroz es que no se pierden mucho las propiedades nutricionales de estos, a diferencia de prepararlos en una sartén con aceite o en sopa.

Existen miles de formas de combinar el arroz, por ejemplo los italianos preparan una receta llamada risotto, que puede contener espárragos, chorizo y demás agregados durante la cocción. 

Existen múltiples  variedades de arroz en el planeta. No obstante, la buena noticia es que con una comprensión bastante rudimentaria de la clasificación del arroz, se puede elegir el tipo de arroz adecuado para el trabajo y hacer una olla del tipo que se haya elegido. 

El arroz se divide a grandes rasgos en tres categorías basadas en la longitud del grano, largo, medio y corto. La longitud del grano es indicativa de la textura del arroz cocido y, por consiguiente, de su preparación y uso tradicional. Dado que el envase a menudo especifica la longitud, todo lo que hay que hacer es recordar su utilización. 

Aunque los diversos tipos de arroz de grano largo difieren en cuanto a su textura y aroma (el arroz jazmín, por ejemplo, es más gomoso que el basmati, con una fragancia más verde y grasienta), todos ellos tienen un contenido relativamente bajo de almidón. Eso significa que, cuando se prepara con cuidado deben salir ligeros y secos, con granos distintivos, donde el objetivo es que no se peguen al utensilio o a las manos.

Anuncios publicitarios