¿Cómo se hace un Proyecto de vida? Ejemplos y paso a paso

Anuncios publicitarios

¿Cómo se hace un Proyecto de vida?

La importancia de tener un proyecto de vida, con metas claras, permite a las personas  tomar decisiones sabias que les lleven a cumplir  metas haciendo de las mismas una prioridad. 

Un proyecto de vida implica la posibilidad de poder planificar  en grande y tener pensamientos enfocados en alcanzar las metas de vida propuestas. Mas que todo, las ideas de un proyecto de vida no se basan en teorías psicológicas o sociales, sino en la visión y experiencia con gran frecuencia, resultante de la formación y educación. 

Conoce aquí todo acerca de como se hacen las cosas

Anuncios publicitarios

Otras veces suele ser producto de decepciones y situaciones inesperadas, que permiten a las personas compartir pensamientos personales relacionados con la importancia de ser flexibles en el camino para conseguir las metas. 

Todos los humanos tienen sueños y necesidades. Durante la infancia, se juega a ser superhéroes, a ser bomberos o veterinarios, no importa la profesión que se elija, los sueños se basaban en lo que probablemente las personas quieren ser cuando sean grandes.

Un proyecto de vida es  un documento que recopila lo que se quiere ser y lo que se va a hacer para lograr las metas en las etapas de la vida. También incluye las posibilidades y los medios o recursos que se necesitan y con los que se cuentan para alcanzar los objetivos. En resumen, un proyecto de vida es como un manual donde se registran las visiones de vida y las acciones que se van a llevar a cabo para cumplir los objetivos que se plantean. 

Para muchas personas, puede ser  irrelevante un enfoque de pensamiento a largo plazo en la vida, sin embargo, dedicar tiempo a establecer objetivos y a visualizarse en el futuro ayuda ampliamente, a tener éxito y a lograr bienestar de vida. 

El proyecto de vida puede vincularse fácilmente, al hecho de tener un proyecto de vida con la certeza. El proyecto de vida ofrece la posibilidad de ser claro con nosotros mismos y de enfocar nuestras energías para satisfacer nuestras necesidades fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de reconocimiento y de autorrealización. Uno de los mayores temores que siempre he identificado en mí es el desperdicio de talentos y oportunidades. Siempre siento la necesidad de pensar en formas de asegurar que mi potencial sea explotado al máximo. 

oyecto de vida

El ejercicio de pensar en un proyecto de vida ayuda a planificarlo y  hacerlo. Por lo tanto, se le presentan algunas ideas que se pueden seguir para elaborar el proyecto: 

-Conectar las actividades diarias con objetivos más grandes, para que las acciones sean coherentes y se perciba un mayor valor a la hora de cumplir las metas.

-Gestionar la vida de una manera más profesional, esto significa aprovechar los talentos y obtener los mejores resultados de cada uno de esfuerzos que se hagan. 

-Crear una barrera protectora contra la depresión y las malas decisiones, especialmente en casos de crisis o cambios inesperados.

-Aprovechar al 100% los recursos y oportunidades que ofrece la vida.

-Aumentar la autoestima y la conciencia de sí mismo, conocerse a sí mismo e interiorizar el comportamiento.

-Aprender a planificar, establecer prioridades y tomar decisiones de acuerdo a los objetivos.

Crear el propio proyecto de vida

El proyecto de vida está compuesto por diferentes elementos, cada uno de ellos requiere hacer una reflexión sobre una parte específica de la vida. Una vez que se ha decidido empezar la construcción del propio proyecto de vida, basta con tomarse un tiempo para analizar la situación actual de la vida personal, definir la visión y los recursos disponibles. Una vez definidos, se pueden establecer actividades generales y concretas que conduzcan a la realización de las metas y  objetivos.

Existen varios componentes en el proyecto de vida que se mencionan a continuación: 

a. La Realidad

Se refiere al estado actual de la vida personal, incluyendo los recursos que se tienen, las habilidades y talentos. Cada uno puede decidir cuán específico quiere ser, lo principal es tener claro quién es como persona y cuáles son las circunstancias en las que se encuentra.

b. Las Necesidades

El principal objetivo de este componente es conocerse a sí mismo e identificar lo que se necesita para ser feliz. Los componentes de la felicidad son relativos y no pueden ser copiados de un humano a otro. 

Una técnica que funciona bien es tomar los diferentes componentes de la vida, como son filosofía, seguridad, afiliación, reconocimiento y autorrealización, respondiendo al ideal y necesidades en cada uno de ellos. 

Precisando desde las necesidades psicológicas como ser comprendido y amado, las necesidades de seguridad como una vida financiera estable, o las necesidades de afiliación como las buenas relaciones interpersonales en el trabajo, para determinar  el momento de definir el requerimiento.

c. Los Objetivos 

Este es el momento de visionar y definir lo que se quiere ser en el futuro. Los objetivos pueden agruparse en generales y específicos. Por ejemplo, se pueden agrupar acciones más concretas en torno a un aspecto que lleve a un mayor impacto en un área de la vida. Siempre es bueno establecer metas de acuerdo a las necesidades previamente establecidas por cada componente de la vida. Sólo así se puede garantizar el equilibrio y la realización de todos los componentes.

d. Los Valores

En este componente es importante determinar los valores morales y éticos que rigen la vida de la persona, el significado de cada uno de los valores y precisar los límites. Cumplir con nuestra escala de valores garantiza la auto-realización y la paz con uno mismo después de alcanzar las metas.

e. La Decisión 

Una vez definidos los elementos mencionados, se puede trazar un camino a seguir en base a la realidad, necesidades, objetivos y valores. Tomar decisiones nunca es fácil, así que la forma más conveniente de hacerlo es desglosando las acciones en proyectos. Cada proyecto tiene entonces asignadas tareas y objetivos por alcanzar.

f. La Flexibilidad

La importancia de ser flexibles en el camino para alcanzar los objetivos. Una vez que se tiene un proyecto de vida, no significa que se tenga que ser rígido con las decisiones y dejar de lado la espontaneidad. Por el contrario, el proyecto de vida  permite seguir siendo espontáneo(a) con decisiones triviales y decidir activamente sobre cosas que son importantes para cada quien, las  necesidades y visiones. 

No sería justo ni inteligente dejar las decisiones importantes a la casualidad. Siempre hay un alto porcentaje de probabilidad de que los proyectos no se cumplan si no se tienen  claros.

Ser flexible es uno de los componentes esenciales que no deben olvidarse en un proyecto de vida y en la vida cotidiana en general. Independientemente de cuánto se planifique siempre habrá algo que no suceda como se desea o cada quien espera. En tal caso es cuando se debe respirar profundo, asumir los cambios y continuar. 

Muchas veces el cambio afecta la forma en que se logra una visión de vida,  otras veces el cambio afecta la meta como tal. El cambio es un factor inevitable en la vida. Puede que se haya pensado y planeado una serie de actividades, y entonces la vida se derrumba y cambia todos los planes. El cambio es un hecho, sin embargo, siempre es necesario  preverlo, controlarlo y adaptarse al mismo.

g. La Perseverancia

Se debe ser perseverantes y alcanzar lo que se visiona. Puede que siempre la persona se haya  considerado muy terca, algunos ven esto como la virtud que impulsa a seguir adelante. Otros consideran la terquedad como una de las mayores debilidades que de hecho no permite desistir de los objetivos. Por ello, una forma de canalizar la energía obstinada es la perseverancia para hacer realidad los objetivos a pesar de los obstáculos.

Anuncios publicitarios